Un rostro de Príncipe Azul

 

Conforme pasan las décadas, hemos entendido, que el cuidado de la imagen personal de los hombres es tan usual, dedicado y necesario como el de las mujeres.

 

Por ejemplo: el rostro suele ser una carta de presentación, de su cuidado

a menudo se puede deducir la personalidad y hábitos de su dueño.

En el mismo caso, algunos detalles de su cuidado pueden ser determinantes

a la hora del éxito en una entrevista laboral, o en una cita romántica.

 

A continuación, les dejamos algunos tips que pueden ser muy útiles y marcaran una diferencia para bien en el día a día

 

Aquí van tres consejos para un rostro masculino saludable

 

1: Buenos hábitos.

Dejar de fumar y de ingerir bebidas alcohólicas es el primer paso para comenzar a cuidar la piel.

Especialmente la del rostro que es hasta 7 veces más delicada que la del resto del cuerpo y que suele reflejar en arrugas y manchas, producto de la ingesta desmedida de alcohol,

como a su vez adquirir un todo amarillento  y quebradizo con  el consumo periódico de nicotina,

remplazar estos malos hábitos por  el consumo continuo de agua, frutas se reflejara en un rostro jovial y al que las arrugas tardaran en llegar.

 2: Un buen comienzo de día:  

Igual que un abrazo en la mañana o un beso de buen día, es necesario cuidar y consentir el rostro.

Cuando dormimos la piel del rostro, al igual que la del resto del cuerpo

se regenera cambiando y dejando pequeños trozos imperceptibles de piel muerta,

esta acción hace que al terminar la regeneración los poros se cierren y la piel quede

un poco tensa, en especial si por ejemplo hay altas o bajas en la temperatura de la madrugada.

Por ello es necesario que antes de la ducha matutina y en especial antes de afeitarse,

se lave el rostro con un jabón neutro y agua tibia, para evitar irritaciones y de esta

manera procurar que los poros se abran, lo que se traducirá en una afeitada más suave y eficaz.

luego de afeitarse, es necesario hidratar la piel con una loción humectante para después

del afeitado y repetir la aplicación de la loción una vez terminada la ducha

 

3: Limpieza del rostro:

Es importante comprender que con el cuidado habitual diario es decir

la ducha y afeitado normal, no es suficiente para tener un rostro de PRINCIPE AZUL,

libre de impurezas y suave al tacto. Por ello es recomendable dos veces al mes por lo

menos realizar una limpieza profunda consistente en la aplicación de jabón exfoliante

y cremas humectantes que removerán las células muertas y la acumulación de grasas

de algunos sectores del rostro como los parpados, barbilla y nariz.

Evitando la aparición e impurezas y arrugas prematuras.

 

Si pones estos consejos en práctica

TENDRÁS UN ROSTRO DE PRÍNCIPE AZUL

envidado por muchos y que ¡ellas no podrán evitar acariciar!

 

 

Belleza, Salud. Enlace permanente.
Artículo patrocinado por www.productobioecologico.com

7 comentarios sobre “Un rostro de Príncipe Azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *